Passiflora caerulea - Mburucuyá, Pasionaria


Una de las pocas nativas que casi todo el mundo reconoce, aunque no sea un experto en el tema.

Esta trepadora autóctona posee una amplia gama de propiedades medicinales.

Aprobada por la Farmacopea Argentina, se utiliza para combatir el insomnio, calmar los nervios y demás afecciones relacionadas.

Para ello se preparan tisanas con sus hojas, resultando en una infusión de sabor agradable.

También representa una fuente atractora de biodiversidad: aves, mariposas y otros artrópodos.

Como ejemplo de ello podemos mencionar a la mariposa "Espejitos", cuyo nombre científico es Agraulis vanillae. La misma utiliza al Mburucuyá o Pasionaria como planta nutricia para su reproducción.

Los frutos de la Pasionaria se constituyen en un bocado apetitoso para las aves, que ingieren las semillas y el mucílago que las rodea, dejando las cáscaras vacías colgando de la planta.

Es una especie apta para macetas, por eso, es una buena opción para patios, balcones, terrazas o jardines.

Común en los bosques del Delta, en los talares y en la ribera del Plata.

Florece en primavera.




A la izquierda, hojas de pasionaria en venta en una herboristería
A la derecha, flor de Pasionaria o Mburucuyá (Passiflora caerulea) 




Frutos de Pasionaria o Mburucuyá (Passiflora caerulea)





Mariposa Espejitos (Agraulis vanillae)


No hay comentarios: